Cuando el mundo científico confirma la exactitud de la Biblia …
Publicado por NuestraRadio.org , el 16 Sep, 2012 a las 05:30 AM | En el área de: Temas | con 0 Comentario
Si una sola cosa en la Escritura fuera refutadas de manera concluyente - una persona mencionada que no haya vivido, un lugar que nunca haya existido, un evento que no se realizó - entonces, la Palabra de Dios se rompería.

Si una sola cosa en la Escritura fuera refutadas de manera concluyente – una persona mencionada que no haya vivido, un lugar que nunca haya existido, un evento que no se realizó – entonces, la Palabra de Dios se rompería.

Una gran cantidad de recientes descubrimientos arqueológicos en Israel han confirmado la veracidad de las Escrituras.

Este verano (del hemisferio norte),el “International Geology Review” informó sobre una investigación de la actividad sísmica alrededor del Mar Muerto, a unos pocos kilómetros al este de Jerusalén.

Los geofísicos estudiaron tres muestras tomadas de las orillas del Mar Muerto, que ofrecen evidencia de por lo menos dos terremotos considerables. Su investigación estrechó las fechas de los terremotos y al año 31 a.C. y en algún momento entre el 26 y el 36 d.C., durante el tiempo en que Poncio Pilato era procurador de Judea.

Científicos de California creen que el segundo terremoto ocurrió probablemente alrededor del año 33 d.C.
Cuando se considera con otros datos, tanto históricos como astronómicos, la mejor estimación es que ocurrió en algún momento en abril del año 33 d.C. Esto coincidiría con el mes judío de Nisán , lo que indica que puede confirmar el terremoto descrito en Mateo 27:51. Ese pasaje describe el terremoto que ocurrió cuando Jesús, desde la cruz clamó a gran voz, y luego, entregó el espíritu.

El año pasado, los arqueólogos de la Universidad de Tel Aviv anunciaron el descubrimiento de un osario de piedra caliza. Un osario es una caja usada para el entierro de huesos humanos. Este cuadro de entierro tenía una inscripción inusual y detallada. En resumen, fue identificado positivamente como el osario de Miriam, la hija  de Caifás, el sumo sacerdote que presidió el juicio de Jesús.

Y en junio, un profesor de la Universidad Hebrea descubrió pruebas que confirmen la existencia de un reino israelita centrado en Jerusalén en la época de los reyes David y Salomón. El arqueólogo mismo también informó del descubrimiento de la más antigua inscripción hebrea que se haya encontrado. En un fragmento de cerámica, la inscripción confirma la existencia de un reino hebreo alfabetizado centralizado de más de 3.000 años atrás. El profesor anunció que estos descubrimientos demuestran que David no era una figura mitológica o simplemente el líder de una ‘pequeña’ tribu.

Siempre es emocionante cuando los descubrimientos arqueológicos y científicos confirman el registro histórico contenido en la Biblia.

El cristianismo es diferente de las religiones del mundo.  La mayoría de ellas poseen textos ‘sagrados’ que contienen datos contradictorios. Lo que es más importante para ellos son las generalidades que enseñan, no los detalles de las vidas de sus fundadores.

El cristianismo se mantiene a un nivel tan alto que posee un  100% de precisión (un estándar establecido por Dios mismo) – como los detalles de la vida y muerte de Jesucristo que son fundamentales para la validez de todo el mensaje del cristianismo. De hecho, si un solo hecho histórico sobre la vida, muerte y resurrección de Jesucristo no fuera cierto, toda la estructura del cristianismo se derrumbaría.

Pero el simple hecho de que las personas que fueron testigos oculares de la vida, ministerio, muerte y resurrección de Jesucristo estaban felizmente dispuestas a sacrificar sus vidas en lugar de negar incluso el más mínimo detalle, lo dice todo. Y esto todavía sirve para animar a aquellos de nosotros que le seguimos 2.000 años después.

Pero no tenemos que depender de los milagros de los descubrimientos científicos modernos para afirmar nuestra fe en Jesucristo.

Quizá la más poderosa confirmación de que todo viene de las Escrituras mismas. Es absolutamente increíble de cuántas maneras la Biblia confirma su propia veracidad.

A partir de la confirmación indirecta de entre los escritores del Nuevo Testamento, a la exactitud de los múltiples y paralelos eventos, con el testimonio de testigos presenciales, el testimonio lecho de muerte, al cumplimiento milagrosamente exacto de profecías con siglo de antelación acerca de JesuCristo, la falta de negación de los líderes de la época, a la voluntad de los testigos a morir por su testimonio, la Biblia es su propio mejor testigo.

Ningún cuerpo de la literatura en toda la historia ha sido tan bien estudiado, investigado, tomado aparte,  discutido y debatido como lo ha sido la Biblia.

Han surgido religiones para refutarla. Doctrinas enteras dependen de la existencia de una Biblia para rechazarla. La mayoría de los ateos, racionalistas y humanistas pueden encontrar por lo menos un punto en común con la mayoría de las religiones del mundo, pero sólo la Biblia les pone los pelos de punta y les enciende su fervor religioso.

Dado el peso de toda la evidencia que apunta tanto a la exactitud histórica y la inspiración divina de las Escrituras, sería mucho más sorprendente SI NO FUERA CIERTO.

La Biblia ha estado bajo constante ataque por los chicos más inteligentes de cada generación desde que se compiló.

Si una sola cosa en la Escritura fuera refutadas de manera concluyente – una persona mencionada que no haya vivido, un lugar que nunca haya existido, un evento que no se realizó-  entonces, la Palabra de Dios se rompería.

De todos los pensadores y filósofos que han vivido durante los últimos dos mil años, ni siquiera uno solo ha sido capaz de reclamar el título del hombre que demostró que la Biblia estaba errada. Y esto debido  a que no lo esta.

 NuestraRadio.org

comment closed